Turismo

La ambición china del fútbol

Durante años el fútbol ha sido en China una auténtica pesadilla y una fuente de vergüenza nacional, con numerosos escándalos de corrupción. Ahora el presidente del país, Xi Jinping, el líder más poderoso y temido que ha tenido el gigante asiático desde Mao Zedong, se ha propuesto acabar con esta situación. Él es un fanático del fútbol desde que era niño y ahora quiere convertir en realidad su sueño de la infancia: que su país lidere un día el mundo del balompié.

La ambición china del futbol

Xi Jinping se convirtió en presidente de China en el mes de marzo de 2013, pero dos años ya antes, cuando era vicepresidente, avanzó cuáles eran sus ambiciones en este deporte. Unos anhelos que concretó en tres deseos: que China se clasifique para la fase final de una Copa del Mundo, que sea el país anfitrión de este torneo y que algún día pueda ganar el trofeo.

El listón impuesto por el dirigente del gigante asiático es muy elevado, si se tienen en cuenta los resultados obtenidos. Hasta ahora, China sólo se ha clasificado en una ocasión para la fase final de un Mundial, la del 2002 y lo consiguió gracias a que las dos grandes selecciones de la región, Japón y Corea del Sur, estaban clasificadas como organizadoras del campeonato.

El resultado fue desastroso. El combinado chino cayó eliminado en la primera ronda al ser derrotado en los tres partidos, contra Brasil, Turquía y Costa Rica, y regresó a casa sin haber marcado un solo gol. Y actualmente ocupa el puesto 82 en la clasificación de la FIFA.

Esta situación ha llevado a Xi, al igual que a cientos de miles de seguidores chino, a lamentar día tras día los resultados decepcionantes de la selección nacional y a considerarlos una vergüenza. “Un país fuerte en los deportes, tiene que ser bueno en el fútbol también,. Ha dicho en más de una ocasión el líder comunista.

Y desde que asumió el liderazgo del gigante asiático se ha conjurado para dejar atrás esta etapa y que China se convierta en una potencia del balón. Para ello Xi ha decidido repetir la estrategia utilizada para los Juegos Olímpicos del 2008, en los que China cosechó un número récord de medallas de oro. Un éxito obtenido porque los deportes se convirtieron en un objetivo político.

Ahora Xi ha hecho la misma apuesta. Pocos meses atrás creó un grupo de trabajo de alto nivel con la finalidad de abordar el problema del fútbol. Fruto de esta labor, las autoridades chinas han adoptado un programa para impulsar este deporte en el país. L idea es buena. Sin embargo, corre el peligro de fracasar porque el Partido Comunista ha diseñado su estrategia de arriba abajo, insistiendo en el concepto de la obediencia y sin tener en cuenta el factor de la creatividad.

Por el momento, las autoridades chinas han declarado el fútbol como parte obligatoria del plan de estudios nacional en las escuelas de primaria y secundaria. Donde antes se enseñaban tradicionalmente el tenis de mesa y el bádminton ahora se añadirá el balompié. El objetivo es el de construir un modelo de fútbol similar al europeo, en un país donde muchos jugadores no han practicado este deporte antes de convertirse en profesionales.

El plan ha sido lanzado por el Comité para la Reforma, una de las principales instituciones del régimen comunista, lo que demuestra la importancia que Xi Jinping otorga al deporte del balón. Contempla que en el 2017 cerca de 20.000 escuelas tengan campos de fútbol, con el fin de generar más de 100.000 jugadores. Han diseñado programas para enviar a los que más despunten al extranjero y prevén atraer a unas 35 estrellas internacionales en la próxima temporada.

Junto a estas iniciativas, el plan incluye una parte teórica. Las autoridades chinas han previsto que a partir de septiembre los 200 millones de estudiantes cas del juego, técnicas avanzadas y estratégicas, hasta cómo trabajar en equipo y lecciones de moral.

No está claro, sin embargo, que Xi Jinping vea cumplidos sus deseos. El fútbol es un deporte que requiere trabajo en equipo y creatividad individual y por el, momento el Partido Comunista ha apostado por el dirigismo vertical, con la idea de que llegará el día en que reunirá un equipo fuerte, a partir del talento que surja de su población de los 1.400 millones de habitantes. El tiempo dirá si su plan es correcto o no.

SF BarcelonaSFT SERVICIOS JURÍDICOS BARCELONA
Sociedad Limitada Profesional, S.L.P.

SF ShanghaiSFT SERVICIOS JURÍDICOS SHANGHAI
Sociedad Limitada Profesional, S.L.P.

SF Barcelona localizaciónPlaça Francesc Macià 7, Plt 17
08029 Barcelona (España)

SF Shanghai localizaciónNo. 388 Madang Road, SOHO Revival Square 2F
Huangpu District, Shanghai (China)

SF Barcelona teléfonosTeléfono: +34 936 111 212
Móvil: +34 615 385 775

SF Shanghai teléfonosTeléfono: +86 02123193362
Móvil: +86 18816538248